Cómo cambiar la almohadilla de un sello automático

funcionamiento sellos automaticos

Como bien sabrás, sin tinta, los sellos automáticos no sirven de nada. Por este motivo, las tintas y sus dispensadores son algo básico en el sector de los sellos. Y la almohadilla está muy relacionada con ellos.

En los sellos manuales, siempre necesitamos un tampón o una almohadilla en la que mojar el sello antes de estampar. En el sello automático, sin embargo, el depósito de tinta o almohadilla se encuentra en su propio interior, por lo que el entintaje se realiza de forma automática.

La tinta de un sello de este tipo suele durar entre 3.000 y 4.000 sellados, por lo que una carga se terminará mucho antes de la vida útil del sello en sí. Por ello, necesitaremos cambiar los cartuchos de tinta; se puede hacer tantas veces como quieras, sin problema. El motivo puede ser, precisamente, porque se haya acabado el cartucho, o bien, porque quieras cambiar el color de la tinta para el sello.

Lo cierto es que cada modelo tiene un sistema de cambio de almohadilla diferente, aunque lo habitual es que se base en dos tipos:

Primer tipo

Es el más sencillo de los dos. Para empezar, presiona un poco el sello, como si fueras a marcarlo, hasta que sea visible toda la almohadilla. Cuando ésta no tenga ninguna barrera delante, pon los dedos en los puntos de agarre de los laterales y estira hasta sacarla.

Así de fácil; sólo te quedará reponerla por otra igual. Para saber la referencia, busca dónde está grabada, en el mismo sello. A la hora de poner la nueva, por cierto, ten en cuenta que la parte entintada debe mirar hacia abajo.

Segundo tipo

Si tienes el segundo tipo de sellos, para sacar la almohadilla, tendrás que presionar un poco el sello, como si fueras a marcarlo, y darle al botón de expulsión. Entonces, la almohadilla saldrá un poco y tendrás que terminar de extraerla. Es posible que se encalle un poco a veces, pero no te dará muchos problemas.

En este caso, al poner la nueva almohadilla, también tendrás que fijarte en que la parte entintada quede mirando hacia abajo.

Como ves, no se trata de algo nada difícil cambiar la almohadilla de tu sello automático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *