Cómo hacer compost en casa

El compost es un método de reciclaje de residuos orgánicos que consiste en transformar la basura en un abono muy nutritivo que se emplea en jardinería, agricultura, paisajismo e, incluso, con la finalidad de controlar la erosión y recuperar suelos que estaban en mal estado. Y se puede hacer muy fácilmente gracias al uso de las actuales biotrituradoras.

Para conseguirlo, se utilizan y mezclan residuos orgánicos tales como hojas, estiércol, flores, ramas, restos de frutas, cáscaras de huevo o frutos secos con algo de tierra en un contenedor y se conserva durante varias semanas, hasta que se convierte de manera orgánica en abono.

Qué no se puede usar para hacer compost

Sin embargo, no se puede poner cualquier ingrediente orgánico para hacer el compost. La carne, el pescado, los lácteos o los tejidos sintéticos se deben evitar, dado que pueden atraer a las plagas o causar malos olores.

Ventajas de hacer tu propio compost

Además de ser tan nutritivo como te hemos contado (aporta fósforo, potasio, azufre, boro, nitrógeno…), facilita la absorción de todo lo que aporta y, además, tiene pH neutro. También reduce la demanda de agua por parte de la planta, aumenta su resistencia a las plagas y mejora el drenaje de la tierra.

También se reduce en gran medida la cantidad de basura que se genera en casa, dado que aproximadamente el 40% de los residuos del hogar son orgánicos. También supone un considerable ahorro de dinero al no tener que comprar fertilizantes, e incluso, un ingreso, si decidimos vender el compost que nos sobre.

Compost fresco y compost maduro

El compost fresco se distribuye en capas de 5 cm sobre la tierra, y funciona perfectamente para protegerla de los cambios de temperatura y de la sequedad. Se trata de una técnica que se conoce como “acolchado”, porque el compost consigue mejorar las características del suelo, a la vez que ahorra agua y controla el crecimiento de las malas hierbas.

El compost maduro también se puede emplear para acolchar, pero es más útil para fertilizar macetas, césped, setos y huertos, dado que aporta elementos minerales diversos.

Si quieres tener tu propio compost, hazte con una biotrituradora y ponte manos a la obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *